martes, 4 de diciembre de 2012

GENERALIDADES DE LA MACROECONOMIA


La Macroeconomía   tiene como objeto estudiar  el comportamiento de la economía en su conjunto a partir del examen de la evolución de variables económicas agregadas, como el producto interno bruto, el consumo, la inversión  la inflación  el desempleo la oferta y demanda agregada así como los efectos de las políticas gubernamentales sobre estas variables.

HISTORIA Y ORIGEN DE LA MACROECONOMÍA.
LOS GRIEGOS
Desde la antigüedad los principales pensadores estuvieron preocupados por temas
vinculados a los que analiza la economía. En la antigua Grecia Jenofonte (445-352
A.C.) escribió “Economía” y sostuvo que la agricultura es la principal fuente de la
riqueza, disertó sabiamente sobre la división del trabajo, el valor, el precio. Platón
(429-347 A.C.) en sus libros “La República” y “Las Leyes” afirmó que la división del
trabajo es la base del progreso económico y que el comercio debe ser libre y también
proponía medidas para limitar la población. Aristóteles (384-322 A.C.) en sus
conocidas obras “Ética” y “Política” discutió sobre problemas del valor, el dinero, el
interés con cierto detalle. Señalo que el dinero no era riqueza la única riqueza sino solo
una mercancía intermediaria que servía para facilitar el cambio. Sin embargo en
aquellas épocas la economía no estaba genuinamente desarrollada como ciencia.
LA EDAD MEDIA
En la Edad Media Santo Tomás de Aquino (1226-1274) retomó las ideas de
Aristóteles sobre la moneda (que era básicamente un medio de cambio, analizo también
el problema del interés y la usura.
En las primeras décadas del siglo XVI se desata en España y Portugal una fuerte y larga
inflación que luego se diseminó por el resto de Europa afectando inclusive a lejano
oriente.
El sabio polaco Nicolás Copérnico (1473-1543), genio universal, En 1522 explicó ante
la asamblea prusiana los principios en que debe basarse una moneda firme. Sostuvo que
el dinero se deprecia normalmente cuando se hace demasiado abundante.
En la Universidad de Salamanca fundada en 1218, una de las mas antiguas del mundo,
se desarrolló, alrededor de 1536, la llamada “Escuela de Salamanca” destacando los
trabajos pioneros del Padre Vitoria, Domingo de Soto y Navarro quien señaló que “El
dinero vale más cuando es escaso que cuando es abundante..; se hace caro cuando existe
una fuerte demanda y pobre oferta del mismo. Cuando el dinero es escaso, las
2
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
mercancías y los servicios productivos tendrán bajos precios; cuando es abundante,
como en España después del descubrimiento de las Indias, los precios son altos.”
Afirmaron que el alza de los precios y del tipo de cambio estaban vinculados a la mayor
cantidad de oro proveniente de las colonias de América. Por esto se considera a la
escuela de Salamanca como una de las predecesoras de la Teoría Cuantitativa. Los
pensadores de Salamanca también reflexionaron sobre el problema de la propiedad de
los medios de producción, la doctrina del precio justo, el interés y la usura.
La inflación de Europa en el siglo XVI generó un famoso debate entre Mallestroit
(1566) y Jean Bodin (1958). El primero afirmaba que los precios subían debido a la
reducción del contenido de oro en las monedas. Bodin (1530-1596) señalaba que la
principal causa era la mayor afluencia de metales preciosos del Nuevo Mundo lo que
planteaba la conclusión de que el valor del dinero dependía de la oferta del mismo y no
de su contenido y denominación. Bernardo Davanzati (1588) planteó por primera vez
la teoría cuantitativa aunque de manera incorrecta.
Bodin defendía la tesis del metalismo según el cual el valor del dinero será siempre el
valor del bien que lo materializa. Según el Cartalismo el valor del dinero estaba ligado
inversamente a la cantidad de dinero.
EL MERCANTILISMO Y LOS FISIÓCRATAS
En los siglos XVI y XVII se comenzó a desarrollar una corriente de pensamiento que
afirmaba que la base de la prosperidad de una nación era la acumulación de metales
preciosos, oro principalmente. Por ello planteaban que se debería promover las
exportaciones y obstaculizar las importaciones pues el superávit comercial permitía
acumular oro ya que las monedas aceptadas internacionalmente eran de oro y plata. Esta
corriente se conoció como el “Mercantilismo”. También enfatizaban en ciertos
objetivos fiscales que proveyeran ingresos al tesoro nacional (cameras). De allí que en
Alemania al Mercantilismo se le conociera como Cameralismo quienes fueron los
precursores de las finanzas publicas modernas.
Jean Baptiste Colbert, (1619-1683) Famoso ministro de Hacienda de Francia puso en
práctica las recetas mercantilistas.
Sir William Petty (1623-1687) es uno de los predecesores del desarrollo del análisis
económico. En su libro Political Arithmetick (1665) propone estudiar sólo los
fenómenos sistemáticos o regulares, y no los fenómenos transitorios, para entender el
comportamiento del sistema económico en su conjunto. En su libro Political Anatomy
of Ireland (1671) abordó el problema de la medición de la riqueza total de Irlanda,
aunque no logra imaginar un sistema de contabilidad que le permitiera analizar y medir
los flujos de ingreso entre los distintos sectores de la economía. Estableció el concepto
del excedente nacional que se convirtió en una de las características del pensamiento
Clásico. Además, Petty destacó la importancia económica de la división del trabajo.
Anticipó ideas de los clásicos tales como la división del trabajo, así como medir el valor
sobre la base del trabajo. También contribuyó a sentar las bases de la velocidad de
circulación del dinero.
3
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
El escocés John Law, (1671-1729) aunque recordado por las famosas sus quiebras
bancarias, desarrolló, en 1705, la famosa “doctrina de los saldos reales del dinero”
según la cual el dinero es básicamente crédito el que a su vez es determinado por las
necesidades del comercio. Por lo tanto, la cantidad de dinero no era determinada por las
importaciones de oro o la balanza comercial, como afirmaban los mercantilistas, sino
por la oferta de crédito de la economía. La oferta monetaria seria endógenamente
determinado por el comercio a diferencia de lo planteado por la Teoría Cuantitativa.
Richard Cantillon (1680-1734) En su obra Ensayo sobre la Naturaleza del Comercio
en General (1755) afirmó que el producto social es igual a la suma de los ingresos, y
que esta igualdad se mantiene si cada producto particular se valora en términos de
costos de sus factores productivos. Además fue el primero en hablar de la famosa
“Vitesse de la Circulation” Velocidad de Circulación del Dinero (1757).
A mediados del siglo XVIII apareció en Francia una escuela de pensamiento que se
llamaban a si mismos “les economistes” actualmente se les recuerda como los
“Fisiócratas”. Esta escuela sostenía que la única fuente de riqueza era el trabajo en la
agricultura y la tierra. Abogaban por la libertad de mercado por lo que se oponían al
mercantilismo.
Uno de los más destacados fisiócratas fue el médico Francois Quesnay (1694-1774)
quien fue el primero en analizar comprensivamente el proceso económico. Quesnay
inventó la famosa “Tableau Economique” (1755) que muestra el flujo circular del
ingreso, dinero y del gasto construido con el propósito de evaluar los efectos de las
políticas gubernamentales sobre la economía francesa. Hicks afirma que fueron los
Fisiócratas los que desarrollaron el concepto del multiplicador al ver como el
incremento de las exportaciones conducía a aumentos del ingreso.
El francés Vicent de Guornay (1712-1759) sintetizó las ideas liberales de los
fisiócratas lanzando la famosa frase de “Laissez faire, Laissez passer; le monde va de
lui me-me” (dejar hacer, dejar pasar, el mundo camina solo)
Jacques Turgot (1727-1781) Ministro de Hacienda de Luis XVI puso en práctica los
postulados de los fisiócratas.
El escocés David Hume (1711-1776) estableció el análisis de los aspectos monetarios
del comercio internacional, demostró que las propuestas de los mercantilistas sobre la
conveniencia de las políticas proteccionistas para acumular oro eran equivocadas a largo
plazo y consolidó la teoría que relacionaba el aumento de precios con el incremento en
la cantidad de oro en circulación. En su obra “On Money” (1752) afirmó que la relación
entre los precios y el flujo de dinero-mercancía (metales preciosos) resultante del
comercio, actúa como mecanismo de ajuste de la balanza de pagos. En el país con
superávit comercial aumentaría la cantidad de dinero en circulación dando lugar a un
aumento de precios. Lo contrario ocurría en un país deficitario: la salida de metales
preciosos reducía la masa monetaria provocando una caída en el nivel de sus precios. La
consecuente pérdida de competitividad en el país superavitario originada por la
inflación doméstica y la ganancia de competitividad en el país deficitario originada por
la deflación doméstica, conduciría, a largo plazo, al restablecimiento del equilibrio en la
balanza de pagos. Este es el famoso “price-specie-flow mechanism” (Mecanismo de
ajuste precio-flujo de metales). Hume es considerado como uno de los fundadores de la
4
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
Teoría Cuantitativa, aunque las primeras bases se comenzaron a sentar desde la época
de los mercantilistas, y propulsor del libre comercio.
LOS CLÁSICOS
A fines del siglo XVIII se observaba un mayor desarrollo industrial en Europa. En ese
entorno se desarrolla una nueva escuela conocida como la Economía Clásica la cual
tuvo su núcleo ideológico en los trabajos de A. Smith las cuales fueron formalizadas y
desarrolladas por D. Ricardo. Este inicio de la formalización del análisis económico es
lo que llevo a considerar a dichos autores como los padres de la economía moderna.
El escocés Adam Smith (1723-1790) publicó en 1776 su famosa “Investigación sobre
la naturaleza y causa de la riqueza de las naciones” en la cual consideraba que la
principal fuente de riqueza es el trabajo y que la condición básica para el crecimiento de
la riqueza real de un país era el mejoramiento de la productividad del trabajo la cual
depende del grado de división del trabajo y este, a su vez, del tamaño del mercado.
Este gran pensador es considerado como el padre del Liberalismo moderno. Smith
sostuvo el famoso “Teorema de la mano invisible” (competencia). Según dicho teorema
el afán egoísta de los empresarios de obtener beneficios los impulsaba a ofrecer, bienes
y servicios, a los consumidores; pero el hecho de tener que competir, los obliga a
ofrecer bienes y servicios a menor precio y de mejor calidad, actuando, como si,
estuvieran guiados por una mano invisible, preocupados por el bienestar de los
consumidores cuando en realidad solo buscan obtener los mayores beneficios.
Para Smith el Estado no debía intervenir sustancialmente en los asuntos económicos
pues estos son derrochadores, fáciles de corromper, ineficaces e inclinados a otorgar
privilegios en perjuicio de la sociedad. Para promover el bienestar lo mejor seria el
estímulo del propio interés, el desarrollo de la competencia y la libertad del mercado.
El mercado es un mecanismo que se autorregula y el sistema de precios libres organiza
el comportamiento de los agentes económicos en forma automática llevando a la
economía al pleno empleo.
Según Smith los capitalistas jugaban un papel trascendental en el proceso de
acumulación y crecimiento económico pues eran los principales agentes a través de los
cuales la renta se convertía en acumulación. La cantidad de beneficios eran los
determinantes básicos del ritmo de la acumulación y a su vez de la tasa de crecimiento.
Los beneficios acumulados se reinvertían en maquinarias permitiendo una mayor
división del trabajo lo que a su vez elevaba la productividad del trabajo y, por tanto, una
mayor riqueza.
Smith distinguió entre valor y precio. El precio podría cambiar y estaba influenciado por
la cantidad de dinero, pero el valor estaba determinado por la cantidad de trabajo
necesario para producirlo.
El ingles David Ricardo (1772-1823) es el economista clásico más destacado después
de Smith. Fue quien inició el análisis abstracto de los modelos económicos. Hizo
contribuciones notables. Formalizo el concepto de la Renta Económica. Analizo el
problema de la distribución de la renta nacional, desarrollo el concepto de renta
diferencial y estableció que la renta total estaba limitada por los rendimientos
5
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
decrecientes por lo que los incrementos de ingresos de una clase social se conseguían
arrebatándola a otra clase social. Afirmó que a largo plazo el crecimiento de la
población incrementaría la demanda de alimentos y debido a la ley de rendimientos
decrecientes solo se podría satisfacer a costos mayores lo que induciría a los
trabajadores a exigir salarios más altos lo cual haría que la participación de los
beneficios de los capitalistas se reduzca de modo que al reducirse la tasa de beneficios
se eliminaría la acumulación llegándose al estado estacionario en el que ya no habría
acumulación neta.
Una de las obras más importantes de Ricardo es “Principios de Economía Política y
Tributación” (1817). Ricardo señaló la interesante posibilidad de que una reducción
actual de los impuestos no induzca a un mayor nivel de gasto debido a que los
contribuyentes lo ahorrarían para pagar los mayores impuestos que el estado les cobraría
en el futuro. Una reducción de impuestos ocasionaría un déficit fiscal que obligaría al
Estado a tomar préstamos que pagaría en el futuro cobrando mayores impuestos a los
ciudadanos, estos reaccionarían ahorrando los mayores ingresos por lo que no cambiaria
el consumo presente. Es lo que en la actualidad se conoce como la Equivalencia
Ricardiana. Cabe recordar que el mismo Ricardo señaló que dicha posibilidad no se
cumpliría siempre.
En cuanto al comercio internacional planteó, a diferencia de Smith, la teoría de las
ventajas comparativas según la cual los países se especializarían en aquellos bienes en
los que los costos de oportunidad de producirlos son menores.
El francés Jean B. Say (1767-1832) en su obra mas conocida “Traité d'économie
politique, ou simple exposition de la manière dont se forment, se distribuent, et se
composent les richesses” (1803) enunció lo que ahora se conoce como la famosa “Ley
de los mercados de Say” que descansa en dos proposiciones: (a) Los productos se
cambian por productos, (b) La demanda de bienes esta constituida por otros bienes.
En la primera el dinero es un simple medio de cambio cuyo único valor es el de permitir
comprar algo con él, por lo que su uso no altera el hecho básico de las transacciones: el
intercambio de bienes. Say señalaba que lo que las personas quieren en el fondo son
bienes y no dinero. El dinero es un mero instrumento de cambio y unidad de cuenta, por
lo que no tenía efectos reales en la economía, lo que se conoce como la neutralidad del
dinero.
La segunda implica que la producción de bienes genera ingresos suficientes para
comprar dichos bienes, además, se produce algo para cambiarlo por otros bienes, como
lo señalara James Mill “la oferta crea su propia demanda”. A nivel agregado seria
imposible la sobre oferta de producción. Todo esto supone que se gastan todos los
ingresos y nada se ahorra. Say admitía la posibilidad de una sobreproducción de algunos
productos pero no una sobreproducción generalizada en la que los recursos estén
ociosos debido a la insuficiencia de demanda.
La teoría clásica de los precios señalaba que dados el tamaño y composición del
producto, la tecnología y la tasa de salario real, la competencia aseguraba la existencia
de una continua tendencia de los precios hacia sus niveles normales o naturales. Para
Smith, las fluctuaciones de los precios de mercado dependían de las fuerzas de la
demanda.
6
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
El reverendo Inglés Thomas Robert Malthus (1766-1834) representó la actitud más
pesimista de la escuela clásica. En su “An Essay on the Principle of Population, as it
affects the Future Improvement of Society” (1798) Argumentó que el crecimiento
poblacional tendía crecer geométricamente mientras que los recursos naturales y la
producción agrícola solo crecían aritméticamente. Por tanto, tarde o temprano,
escasearían los alimentos y que las guerras, las epidemias y las plagas resultarían
necesarias para regular la población. Además, planteó la posibilidad de un
“atascamiento generalizado”, una sobre oferta de bienes no esenciales sin posibles
compradores. Para enfrentar dicho problema Malthus planteó que se estimulara los
gastos de los ricos empleando más personas para construir, mejorar y embellecer sus
terrenos y propiedades. También los gastos del Estado en carreteras y otras obras
públicas de esa manera contribuían a mantener el nivel de la demanda agregada por lo
que es visto por muchos historiadores económicos como el precursor de la teoría de la
demanda efectiva.
John Stuart Mill (1806-1873) es considerado como él último de los grandes clásicos.
Su obra “The Principles of Political Economy: with some of their applications to social
philosophy,” (1848) es convirtiéndose en el manual por excelencia de economía por ese
entonces en el que consolida el pensamiento clásico y revisa algunas de sus premisas.
Señaló que hay dos tipos de leyes que rigen la economía: las de la producción
influenciada por la naturaleza y de la tecnología ante la cual los hombres no podían
hacer casi nada. Y, las leyes de la distribución determinadas por el accionar humano que
si podía ser alterada. J.S. Mill estaba preocupado por una tendencia inestable de la
economía, la llegada del estado estacionario y las tasas de ganancia más bajas que
empujaría a los empresarios a buscar negocios más riesgosos para alcanzar beneficios
más altos. Para enfrentar dicho peligro Mill planteó que el Estado recogiera, por medio
de impuestos, una parte de los fondos potencialmente invertibles para financiar
proyectos socialmente beneficiosos. De esa forma el Estado reduciría la caída de las
tasas de beneficios del capital privado y se reduciría la volatilidad de la economía.
LA TEORÍA MARXISTA
Carlos Marx (1818-1883) Sostuvo que las causas últimas de los grandes cambios
sociales y políticos son los cambios en los métodos de producción y de intercambio
trato de descubrir las leyes de movimiento de la sociedad capitalista. Afirmó que la
fuerza básica de la historia es la estructura económica de la sociedad, que los tipos de
sociedades se suceden unas tras otras inevitablemente mediante revoluciones, siendo
cada una superación de la anterior. Marx indicó que después de la sociedad capitalista
inevitablemente vendría la sociedad socialista y las primeras en transformarse serían los
países capitalistas más avanzados. Es considerado como el padre del socialismo
científico. Debe recordarse que Marx vivió la primera gran crisis del capitalismo de
década de 1830 y la crisis política de 1948.
Marx señaló que el valor de los bienes se deriva íntegramente de la cantidad de trabajo
socialmente necesario para producirlos. Afirmo que en la sociedad capitalista los
empresarios solo pagan a los trabajadores una parte del valor producido por ellos siendo
la diferencia la famosa plusvalía. La mecanización de la producción crea un “ejercito de
reserva” de personas sin trabajo que tendía a empobrecer a los trabajadores. El
7
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
desarrollo tecnológico y productivo más rápido que el mercado, por el limitado
crecimiento del poder adquisitivo de los trabajadores, conduciría inevitablemente a las
recurrentes crisis de sobreproducción, de insuficiencia de demanda. Marx criticó la Ley
de Say.
LOS NEOCLÁSICOS
La Escuela Clásica, dio énfasis a los temas del crecimiento económico y la distribución
del excedente. Se concentraron en el lado de la oferta, sin considerar el lado de la
demanda. Las críticas de Stuart Mill a la teoría del beneficio de Ricardo y las críticas
sociopolíticas de Marx, dieron lugar al nacimiento, en el último tercio del siglo XIX, de
una nueva visión de la economía: la llamada Escuela Neoclásica.
El principal baluarte de esta escuela era la consideración del concepto de escasez en los
bienes y subsiguientemente desarrollo de la demanda, para lo que tuvieron especial
relevancia los aportes de Jeremy Bentham (1748-1832), William Jevons (1835-1882) y
sus contribuciones al concepto de utilidad. En “Theory of Political Economy “ (1871)
Jevons aplicó las matemáticas al análisis económico que iniciara Antoine Cournot
(1801-1877) en su “Recherches sur les principes mathématiques de la théorie des
richesses” de 1838. Leon Walras (1834-1910) sentó las bases del análisis de equilibrio
general en su “Éléments d'économie politique pure, ou théorie de la richesse sociale”
de 1874. Carl Menger (1840-1921) junto con Jevons y Walras son considerados como
los padres del análisis marginal que permitió un gran avance en el desarrollo de la
Teoría económica. Alfred Marshall (1842-1924) aportó con el desarrollo de teorías
sobre el funcionamiento de los mercados mediante el análisis del equilibrio parcial
completando el análisis de oferta y demanda además de contribuir con el desarrollo de
la demanda de dinero y la llamada Teoría Cuantitativa de Cambridge.
Ello constituyó un nuevo punto de vista sobre la economía: en lugar de analizar la
economía en su conjunto, se estudian las relaciones más sencillas entre los agentes
económicos más simples. Podemos afirmar que estaba naciendo la Microeconomía.
Que fue sintetizada por K. Wicksell (1851-1926) en su libro “Lectures on Political
Economy”, (1901). Wicksell contribuyó también al desarrollo de la teoría
macroeconómica neoclásica desarrollando el concepto de la tasa de interés natural la
que equilibra el mercado de fondos prestables y que a su vez es compatible con el pleno
empleo.
El Sueco Gustav Cassel aportó al desarrollo de la teoría de determinación del tipo de
cambio nominal con la teoría de paridad de poder de compra "purchasing power parity"
en su “The World's Monetary Policies” (1921). Según dicha teoría el tipo de cambio
nominal se ajustaría rápidamente para que los precios de los mismos bienes, en diversas
partes del mundo, tengan un mismo precio si se expresa en una misma moneda.. Fue
una extensión de la teoría del precio único que fue duramente cuestionada
posteriormente.
El norteamericano Irving Fisher (1867-1947) desarrolló el Enfoque de Transacciones
de la Teoría Cuantitativa.en su “Purchasing Power of Money” (1911). En su trabajo de
“A Statistical Relation between Unemployment and Price Changes” (1926), ya había
mostrado la presencia de una relación estadística entre la inflación y el desempleo que
8
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
décadas después hiciera famoso a A. Phillips. Fisher también desarrolló la teoría
intertemporal de la tasa de interés real esbozada en “The Impatience Theory of Interest”,
(1913), y acabada en su famosa “The Theory of Interest: As determined by the
impatience to spend income and opportunity to invest it.” de 1930. Fisher es señalado
como el economista que más desarrolló lo que ahora se conoce como el “modelo
neoclásico” y que Keynes atacara tan duramente unos años después y que se caracteriza
por la neutralidad del dinero, la ley de Say, y el equilibrio general con pleno empleo.
A inicios del siglo XX, Irving Fisher y Arthur Pigou (1877-1959) partiendo del
equilibrio general walrasiano, los conceptos de demanda, utilidad y competencia
perfecta de Marshall y la Ley de Say, es decir, la oferta crea su propia demanda.
Desarrollaron un modelo de equilibrio general competitivo, en el que previamente
agruparon todos los factores y bienes en cinco mercados, los de: bienes recién
producidos, bienes ya producidos, dinero, bonos y el de trabajo. A dicho modelo
macroeconómico se denominó el Modelo Macroeconómico Clásico. Sus principales
características eran:





La Ley de Say: la oferta crea su demanda.
Competencia perfecta en todos los mercados.
Flexibilidad de precios.
Equilibrio en todos los mercados.
Pleno empleo de todos los recursos.
Para los neoclásicos la flexibilidad de todos los precios y el libre funcionamiento de los
mercados conduce al pleno empleo de todos los factores productivos -incluyendo el
pleno empleo del trabajo- maximizando el bienestar económico general. Según la teoría
neoclásica no es necesaria la intervención del gobierno para estabilizar la economía y
mantener el pleno empleo, ello se conseguía automáticamente en breve tiempo. El alto
desempleo y el exceso de oferta agregada no pueden ser prolongados en esta teoría. Los
salarios caerían rápidamente reduciendo los costos de producción permitiendo la caída
de precios lo que permitiría un aumento de la cantidad demandada de bienes finales.
Simultáneamente caería la tasa de interés recuperándose el consumo y la inversión
restableciéndose el pleno empleo.
LA ESCUELA AUSTRIACA
Las fuentes del desarrollo de la macroeconomía liberal fueron diversas. Además de los
aportes de Fisher, Marhall y Pigou entre los más destacados por la vertiente Neoclásica,
estuvieron los aportes de Mises (1881-1973) y Hayek (1889-1992) desde la vertiente
conocida como la Escuela Austriaca. Si bien esta escuela coincide con la neoclásica en
su férrea defensa del liberalismo económico se diferencia de aquella metodológicamente
pues rechaza el uso de los métodos de análisis de las ciencias naturales en el estudio de
la acción humana. Cuestionan el uso modelos matemáticos y más bien proponen que se
use una lógica de acción denominada “praxeología”.
Esta escuela tiene sus raíces en los escritos de Carl Menger (1840-1921) de la
Universidad de Viena uno de los fundadores de lo que se recuerda como la Revolución
Marginalista, quien presentó su revolucionaria Teoría subjetiva del valor en su
“Principios de Economía” de 1871. Eugen von Böhm-Bawerk (1851-1914) que en una
9
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
serie de obras entre ellas la “The Positive Theory of Capital” (1889) aportara con teorías
sobre el Capital y el interés, y, Friedrich von Wieser, (1851-1926) a quien se le
atribuye el desarrollo del famoso concepto del costo de oportunidad.
El austriaco Ludwig von Mises, profesor de la escuela de Viena reflexionó desde un
punto de vista liberal sobre temas macroeconómicos en “The Theory of Money and
Credit”, (1912), “Monetary Stabilization and Cyclical Policy”, (1928), "The Austrian
Theory of the Trade Cycle", 1936), "The Non-Neutrality of Money", 1938
El Profesor Friedrich von Hayek planteó en su Monetary Theory and the Trade Cycle ,
(1929) un enfoque en el que a diferencia del neoclásico el dinero no es neutral, no se
cumple la ley de Say, donde las fluctuaciones macroeconómicas son fenómenos reales,
son endógenamente influidos por las desproporcionalidades entre sectores, donde el
equilibrio no necesariamente implica pleno empleo. El profesor Hayek ganó el Nóbel de
economía el año 1974.
La escuela austriaca considera que los fenómenos empíricos son continuamente
variables, de manera que en los acontecimientos sociales no existen parámetros ni
constantes, sino que todos son “variables”, lo cual hace muy difícil, si no imposible,
extraer leyes históricas o realizar predicciones. Esto se tradujo en el rechazo al uso de
las matemáticas para el análisis económico lo que de alguna forma hizo que perdiera
influencia en el mundo académico de la economía que acogió con gran entusiasmo el
uso de los modelos matemáticos.
Elaboraron una teoría dinámica del capital y el interés con una visión clara de la
dimensión temporal. El interés es la diferencia entre la valoración subjetiva presente y
futura. El capital implica retrasar el consumo presente de bienes para obtener bienes en
el futuro con mayor valoración.
Plantearon una teoría monetaria del ciclo económico, de carácter endógeno. Afirmaron
que la expansión crediticia artificial -ocasionada la emisión de billetes sin respaldo y los
encajes fraccionarios en la banca privada- distorsiona las informaciones de los agentes
económicos provocando euforias inversoras que conducen a posteriores quiebras. La
Escuela Austriaca planteó volver al sistema de banca libre con encajes del 100%.
Plantearon una defensa radical de la libertad del individuo frente a cualquier intromisión
del Estado en la economía. El teorema austriaco de la imposibilidad afirma que es
imposible que un individuo o gobierno recolecte toda la información necesaria para una
asignación eficiente de los recursos. Esa información está dispersa en la mente de todos
los agentes económicos y está siendo reelaborada continuamente por lo que la
planificación económica de los gobiernos comunistas así como las políticas de los
bancos centrales, ministerios de economía serian ineficientes.
LA GRAN DEPRESIÓN DE LOS AÑOS TREINTA DEL SIGLO XX
En las primeras décadas del siglo XX las economías capitalistas no tuvieron un
crecimiento sostenido sino inestable. Después de la primera guerra mundial, varios
países de Europa, con regímenes cambiarios flotantes y libre movilidad de capitales,
sufrieron fuertes problema inflacionarios y financieros siendo el caso más célebre el de
10
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
la hiperinflación Alemana la que en 1923 superó la cifra de 2 millones por ciento. El
retorno al patrón oro a mediados de la década de los veinte no evitó la crisis. La
segunda gran crisis del capitalismo, conocida como la Gran Depresión, estalló en 1929.
Durante 10 años la tasa media de desempleo en muchos países, entre ellos, Estados
Unidos fue de casi el 20%. La caída acumulada de la producción de 1929 a 1933 llegó a
33 % recuperándose los niveles de 1929 recién en 1939. Los precios de los productos
agropecuarios cayeron en casi 50%. La inflación negativa llegó a alrededor de 20% en
varios países. Ello estuvo acompañado del famoso crash de la bolsa de Nueva York de
1929 la que se redujo en 80% hacia 1933 y la quiebra de muchos bancos. En la medida
que la crisis se agudizaba los gobiernos trataron de protegerse elevando los aranceles
como resultado de esto el comercio internacional se redujo en casi 65% en muchos
países. El intento de mantener sus reservas de oro muchos gobiernos elevaron las tasas
de interés tanto que tuvo efectos devastadores sobre el crédito, el consumo y la
inversión y provoca una gran caída de precios. Según varios autores una triste
combinación de políticas fiscales, monetarias y arancelarias contractivas hizo que una
crisis común y corriente de convirtiera en una gran desastre económico.
Paradójicamente la Gran Depresión terminó con la Segunda Guerra Mundial pues el
tremendo gasto militar y la movilización de las tropas. Hacia 1943 la tasa de desempleo
en EE.UU. se había reducido a solo 1.9%.
Lo prolongado y profundo de la crisis hizo que la Teoría Neoclásica fuera cuestionada
duramente por la realidad dando lugar a la aparición de nuevas teorías.
LA APARICIÓN DEL TÉRMINO MACROECONOMÍA
El término de Macroeconomía fue acuñado en 1933 por el primer Premio Nóbel de
Economía el noruego Ragnar Frisch (1895-1973) quien hiciera valiosas contribuciones
a la teoría económica especialmente por el desarrollo y aplicación de modelos
dinámicos en el análisis de los procesos económicos. Uno de sus trabajos más
recordados es sobre los ciclos económicos.
LA REVOLUCIÓN KEYNESIANA
Fue en medio del alto desempleo y gran recesión que dos profesores de la Universidad
de Cambridge revolucionaron la ciencia económica al cuestionar las bases del modelo
clásico y plantear una nueva teoría. El polaco Michal Kalecki (1899-1970) desde la
perspectiva clásica de Ricardo y Marx por un lado, y por otro, el británico John
Maynard Keynes (1883-1946), cuyo precedente teórico estaba en Malthus, uno de los
pocos teóricos clásicos que asumían la primacía de la demanda sobre la oferta, idearon
un modelo macroeconómico cuya finalidad era sacar a la economía mundial de la
depresión.
Kalecki hizo notables aportes a la teoría de los ciclos económicos, la dinámica
económica y el principio de la demanda efectiva. Entre sus obras más importantes se
pueden mencionar a: “An Essay on the Theory of the Business Cycle” (1933). "A
Macrodynamic Theory of Business Cycles” (1935), "A Theory of the Business Cycle”
(1937), "The Determinants of Distribution of the National Income” (1938), “Essays in
11
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
the Theory of Economic Fluctuations” (1939), “Studies in Economic Dynamics”
(1943). Sus trabajos incorporaron conceptos clásicos y marxistas como la lucha de
clases, la distribución del ingreso. Además consideró una estructura de competencia
imperfecta.
J. M. Keynes fue alumno de Marshall y en su juventud uno de los más fervientes
defensores de la Teoría Cuantitativa. Usó el enfoque cuantitativo de Cambridge para
explicar la hiperinflación alemana de 1923 en su “A Track on Monetary Reform”
publicado el mismo año. En 1930 publicó “A Treatise on Money” en la cual planteó la
Teoría de la Preferencia por Liquidez según la cual la demanda de dinero depende
también, y de manera sustantiva, de la tasa de interés por un motivo especulativo
alejándose de la Teoría Cuantitativa. Por aquellos años ya empezaba a alejarse de la
proposición clásica del pleno empleo automático. En 1930 inicia y desarrolla su más
celebre obra que fuera publicada en 1936: “La Teoría General de la Ocupación, el
Interés y el Dinero”, que hoy se identifica con el origen de la teoría macroeconómica.
En su celebre obra Keynes empieza criticando duramente la Ley de Say y afirma que
por el contrario es la demanda la que determina a la oferta estableciendo el principio
que denominó como Demanda Efectiva. Keynes afirmó que la Teoría Neoclásica con
pleno empleo, que el denominó como Clásica juntando equivocadamente a los clásicos
y neoclásicos, es solo un caso particular de una teoría mas amplia, la suya. Keynes
reemplazó el supuesto de flexibilidad de precios por el de rigidez, especialmente la
rigidez a la baja de los salarios nominales. Con este supuesto nada asegura que la
economía tienda automáticamente al pleno empleo de manera rápida como afirmaban
los neoclásicos.
Una caída de la demanda agregada llevaría a una caída prolongada del nivel de
producción y del empleo. Keynes planteó que ante estos casos el Estado intervenga de
manera abierta impulsando la demanda agregada básicamente a través de la política
fiscal expansiva, aumentando sus compras al sector privado. Ello elevaría las ventas y la
producción del sector privado aumentaría el empleo y los ingresos de los trabajadores
los que a su vez aumentarían sus gastos de consumo produciéndose un efecto
multiplicador. Por ello, para asegurar el pleno empleo, Keynes propuso la participación
activa del Estado mediante políticas económicas activas anticíclicas revolucionando el
pensamiento económico de su época dominada por la escuela neoclásica que afirmaba
que era innecesaria la intervención del Estado por la flexibilidad de los precios que
permitirían que el desempleo desaparezca automáticamente mediante los mecanismos
de estabilización automática o la acción de la mano invisible. Keynes reconoció que a
largo plazo el prolongado desempleo desaparecería y la economía tendería al pleno
empleo pero señaló que dicho ajuste sería tan lento y que a largo plazo todos estamos
muertos por lo que era mejor poner en acción la mano visible de la política económica
para llevar a la economía al pleno empleo de manera más rápida.
Keynes contribuyó notablemente con el desarrollo de nuevas teorías del consumo y la
propensión marginal a consumir, de la demanda de dinero y la preferencia por la
liquidez, La inversión, la eficiencia marginal del capital y el espíritu animal de los
empresarios. De la política fiscal y el multiplicador del gasto de gobierno recogiendo el
aporte de Khan y los fisiócratas. La obra de Keynes tuvo una gran repercusión
académica y política. En el plano académico despertó el entusiasmo y la adhesión
mayoritaria de los jóvenes economistas de su época.
12
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
LA SÍNTESIS KEYNESIANA NEOCLÁSICA
El profesor John R. Hicks (1904-1989), premio Nóbel de economía en 1972, en su
artículo “Mr. Keynes and the  ́Classics ́: a Suggested Interpretation”, publicado en
1937, introdujo por primera vez el modelo IS-LL, que una década después Alvin
Hansen (1987-1975) popularizaría como el modelo IS-LM, en la que se evidencia la
interacción entre los mercados de bienes y dinero y que luego se convirtió en la pieza
central del keynesianismo. Paralelamente Roy Harrod y James Meade presentaron
trabajos que interpretaban matemáticamente la Teoría General de Keynes pero la que
ganó popularidad fue la de Hicks.
La nueva teoría keynesiana se convirtió en unos años en un nuevo paradigma en la
ciencia económica no solo por sus planteamientos sino también por su presentación
formalizada en un sistema matemático y el desarrollo de las técnicas econométricas de
aquel entonces que permitían realizar pruebas empíricas. Otro elemento sustantivo fue
la gran crisis de los años 30 que no solo puso en aprietos a la teoría neoclásica sino que
parecía confirmar la teoría y recetas de keynesianas.
Franco Modigliani (1918-2001), italiano nacionalizado norteamericano en su
disertación doctoral, parte del cual fue publicado en “Liquidity Preference and the
Theory of Interest and Money” (1944), planteó un modelo que integraba las
características de corto plazo keynesiano y de largo plazo neoclásico. A las ecuaciones
de la IS-LM añadió las ecuaciones de la función de producción y del mercado laboral las
cuales a corto plazo tendría salarios rígidos pero flexibles a largo plazo. A corto plazo la
política económica tendría un espacio para hacer política de estabilización. A largo
plazo la economía tendía, aunque lentamente, al pleno empleo. En 1985 el Banco Sueco
le otorgó el Premio Nóbel de economía por sus contribuciones pioneras sobre el ahorro
y los mercados financieros.
El neozelandés Alban Phillips (1914-1975) encontró que, para el caso de Inglaterra,
cuando el desempleo era alto los salarios nominales caían lentamente y cuando el
desempleo era bajo los salarios subían rápidamente lo que fue reportado en su famoso
artículo "The Relation Between Unemployment and the Rate of Change of Money Wage
Rates in the United Kingdom, 1861-1957", (1958). Esta fuerte correlación negativa
entre la tasa de crecimiento de los salarios nominales y la tasa de desempleo se
denominó como la famosa “Curva de Phillips”.
Dicho hallazgo estadístico dio lugar a diversas interpretaciones. Richard Lipsey (1928-)
en su “The Relation Bewteen Unemployment and the Rate of Change of Money Wage
Rates in the United Kingdom, 1862-1957: A further análisis” (1960) señalando que los
salarios nominales aumentan cuando hay exceso de demanda de trabajo y caen cuando
hay exceso de oferta de trabajo. La ecuación provista por Lipsey se consideró como la
ecuación faltante que completaría la teoría keynesiana.
Los destacados profesores norteamericanos Paul Samuelson (1915-) y Robert Solow
(1924-), premios Nóbel de economía en 1970 y 1987 respectivamente, en el artículo
"Analytical Aspects of Anti-Inflation Policy” de 1960, convirtieron la relación inversa
entre tasa de crecimiento de los salarios monetarios y tasa de desempleo en una relación
inversa entre tasa de inflación y tasa de desempleo la cual a su vez sería una relación
13
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
estable por lo que los hacedores de política prácticamente solo tendrían que escoger la
combinación de inflación y desempleo que más les agrade.
Los desarrollos de los profesores Phillips, Lipsey, Samuelson y Solow permitieron
postular una nueva forma de plantear la curva de oferta keynesiana la que tendría mayor
o menor pendiente dependiendo del grado de flexibilidad de salarios el que seria
pequeño en el corto plazo y grande a largo plazo.
Don Patinkin (1922-1995) en su obra “Dinero, Interés y Precios” de 1965 demostró
que aún con trampa de liquidez el nivel de producción tendía automáticamente al pleno
empleo y que no existen razones para la existencia de desempleo involuntario y, por lo
tanto, para la intervención del Estado. Dicho resultado lo obtuvo incorporando el efecto
riqueza sobre el gasto y la demanda de dinero en el modelo IS-LM. En un contexto de
alto desempleo al caer el nivel de precios aumenta el poder de compra del dinero,
aumenta la riqueza real lo que a su vez incrementa el nivel de consumo desplazando la
demanda agregada hacia la derecha llevando la economía al pleno empleo.
El término de Síntesis Neoclásica fue acuñado por Samuelson en 1951 su famoso
manual de “Economía Moderna” para referirse al modelo que a corto plazo por la
rigidez de precio da los resultados keynesianos pero que a largo plazo, al ser más
flexible los precios, la economía tiende al pleno empleo neoclásico. En la segunda
edición de su famoso manual define la Síntesis Neoclásica como la “teoría neoclásica
general que incorpora a la tradición clásica todas las partes del análisis keynesiano y
neokeynesiano que parezcan poseer una validez descriptiva en el caso de la economía
actual”(1951, pág. 1271). En la tercera edición de 1955 afirmaría que con la “síntesis se
salva la brecha que separa la macroeconomía agregada de la microeconomía tradicional
y las une en forma complementaria” (1955, pág. 6).
LOS POST-KEYNESIANOS
Como en cualquier área científica cada nuevo avance enfrenta críticas desde diferentes
vertientes para perfeccionarla o desterrarla. Una de las primeras críticas se dio desde
posiciones muy cercanas vinculadas a la universidad de Cambridge conocida como los
Post-keynesianos.
La profesora Joan Robinson (1903-1983), influenciada por los trabajos de Kalecki,
estableció críticas al supuesto de competencia perfecta en los mercados de bienes,
argumentando que la realidad ofrece situaciones de competencia imperfecta. El profesor
Roy Harrod (1900-1978) biógrafo de Keynes y de su obra, señaló que en el modelo
keynesiano prima más el efecto sustitución que el efecto ingreso, invalidando el modelo
para explicar situaciones de largo plazo y, por tanto, el desarrollo económico. Este
enfoque fue desarrollado posteriormente por otros economistas como Nicholas Kaldor
(1908-1986), Edward J. Nell, (1935- ), Evsey Domar (1914-1997), Abba Lerner (1903-
1982), Sidney Weintraub (1914-1983), Hyman P. Minsky (1919-1996), Paul Davidson
(1930- ) los que rechazan el uso de la IS-LM e inclusive consideraron a la síntesis
neoclásica keynesiana como “Keynesianismo bastardo” asimismo rechazan el postulado
de la tendencia automática, a largo plazo, al equilibrio con pleno empleo y que el dinero
seria no neutral no solo en el corto si no también en el largo plazo.
14
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
Han puesto de relieve aspectos como la incertidumbre, la inestabilidad de la economía.
Tratan de reinterpretar correctamente a Keynes, su Teoría General y otros libros
(Treatise of Money, Tratado de probabilidad). Rechazan la IS-LM y cualquier intento de
interpretación de Keynes en un contexto de equilibrio general walrasiano. Algunos post-
keynesianos resaltan el papel de la incertidumbre, la que diferencian del riesgo, a lo que
consideran como la genuina contribución de Keynes.
La teoría Post-keynesiana no ha logrado una presencia fuerte en el en la disciplina
económica en parte debido a su rechazo al uso de los métodos cuantitativos que hace la
corriente central de la economía señalando que aspectos centrales como la
incertidumbre y el rol de las instituciones son difíciles de cuantificar.
Si bien los post-keynesianos están lejos de conformar un enfoque homogéneo varios
autores distinguen dos líneas de pensamiento: un análisis centrado en los factores reales
y un enfoque centrado en los aspectos monetarios.
LOS NEOKEYNESIANOS
Esta corriente se conoce también como modelos de desequilibrio, o de equilibrio
temporal con racionamiento de cantidades o de equilibrio no walrasiano. Entre los
economistas mas destacados que contribuyeron a esta corriente se tiene a Robert
Clower, (1926-), Axel Leijonhufvud, (1933-), Don Patinkin, (1922-1995), Frank H.
Hahn, (1925-), el “joven” Robert M. Barro, (1944-), Herschel Grossman, (1939-), Jean
Bennasy, (1948-), Jean Grandmont. (1939-), y Edmond Malinvaud (1923-).
Este enfoque puso de relieve la diferencia entre lo que Keynes había escrito y los
modelos que Hicks, Samuelson, Modigliani y muchos otros habían construido y se
habían divulgado como keynesianismo oficial. Afirman que en los textos de Keynes se
encuentra una economía del desequilibrio, con una preocupación especial por la
persistencia del desempleo, mientras que en la “Síntesis Keynesiana Neoclásica” se
vuelve al equilibrio neoclásico con pleno empleo. Así mismo, enfatizó en la
fundamentación microeconómica de la macroeconomía.
LA CONTRARREVOLUCIÓN MONETARISTA O MONETARISMO
MODERNO
Hacia mediados de la década de los cincuenta el profesor Milton Friedman (1912-)
lideró una serie desarrollos teóricos que trató de rescatar la vieja teoría cuantitativa que
en palabras de Friedman en “Studies in the Quantitative Theory” de 1956 lo más
importante no es la relación proporcional entre la cantidad de dinero y el nivel de
precios sino la firme relación entre la demanda de dinero y algunas pocas variables lo
que se denominó como la estabilidad de la demanda de dinero. En la misma obra se
publicó el célebre estudio del profesor Phillips Cagan “The Monetary Dynamics of
Hyperinflation” quien analizó el comportamiento de la demanda real de dinero en
contextos de inflación extrema, que el bautizó con el nombre de hiperinflación,
concluyendo que la demanda real de dinero era estable. En el mismo trabajo el profesor
Cagan contribuyó con el desarrollo de la teoría de las expectativas al introducir el
mecanismo de expectativas adaptativas. Esta hipótesis señala que los agentes ajustan
15
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
sus expectativas en una fracción de los errores cometidos anteriormente. O sea,
aprenden de sus errores de predicción anteriores lo que para su época resulto en un gran
avance en la teoría de expectativas aunque después seria cuestionada fuertemente.
Friedman y Schwartz en 1963 publicaron la no menos conocida “A Monetary history of
the United States: 1867 – 1960” en la que afirmaron que la gran depresión de EE.UU.
se debió principalmente a la fuerte contracción de la oferta monetaria en más de 30% y
no tanto a la caída de la inversión. Sostuvieron que la política monetaria es mucho más
influyente, que la política fiscal, sobre la demanda agregada. Ello fue resumido en la
famosa frase “el dinero es todo poderoso” y dio lugar a la denominación del
Monetarismo Moderno.
En diciembre de 1967 en su celebre discurso presidencial de la Asociación de
Economistas de Norteamérica, posteriormente publicado bajo el titulo de “The Role of
Monetary Policy” en 1968, Friedman planteó que a corto plazo la política monetaria
tendría efectos importantes sobre el nivel de producción, el nivel de empleo, pero que
desaparecerían automáticamente conforme pasara el tiempo, por lo que el dinero sería
no neutral a corto plazo pero neutral a largo plazo. Según Friedman los hacedores de
política no pueden ni debe intentar influir de manera sistemática en la economía pues
los efectos se dan a través de una serie de mecanismos con rezagos variables no muy
bien comprendidos y que no son fáciles de estimar ni predecir por lo que lo mejor seria
aplicar una regla simple de crecimiento de la oferta monetaria el cual debería de ser
similar al crecimiento del nivel de producción potencial. Friedman señaló también que
la inflación es “en todo tiempo y lugar un fenómeno monetario” y se da cuando la oferta
nominal de dinero crece más rápidamente que la demanda real de dinero. Friedman
afirmó que la relación inversa entre la inflación y el desempleo solo sería de corto plazo
en tanto los agentes económicos no modifiquen sus expectativas; ello se da de todas
maneras, pues los agente aprenden de sus errores, la inflación y el desempleo no
tendrían una relación firme a largo plazo por lo que la curva de Phillips de largo plazo
seria vertical y no de pendiente negativa como postulaban los keynesianos. El
desempleo de largo plazo es independiente de la tasa de inflación y tiende a un nivel que
Friedman y Edmund Phelps (1937-) denominaron como “tasa natural de desempleo” o
“tasa de desempleo de pleno empleo” denominada posteriormente también como la
“tasa de desempleo que no acelera la inflación”, NAIRU en inglés, que esta compuesto
por el desempleo friccional y el desempleo estructural.
Friedman fue distinguido con el Premio Nóbel de Economía el año 1975 por sus
contribuciones sobre la teoría e historia monetaria y sobre la complejidad de las
políticas de estabilización y sus estudios sobre el consumo. Sobre esto último Friedman
en su “A Theory of Consumption Function” de 1957 elaboró su famosa teoría del
consumo denominada Teoría del Ingreso Permanente según la cual el consumo de un
periodo dado no depende del ingreso del mismo periodo sino básicamente de una
especie de promedio de los ingresos que se espera recibir de ahora en adelante lo que
denominó como el Ingreso Permanente.
Phelps lo obtuvo en 2006 por analizar el rol de las expectativas en la relación entre la
inflación y el desempleo y su fundamentación microeconómica. Hay que señalar que si
bien Friedman y Phelps compartieron el enfoque de la curva de Phillips con
expectativas aumentadas en el que a largo plazo la tasa de desempleo es independiente
de la tasa de inflación el último no comparte el enfoque monetarista del primero.
16
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
En la década de los setenta del siglo XX apareció un nuevo fenómeno económico: la
estanflación (inflación con recesión) que inicialmente parecía ser incompatibles con la
teoría keynesiana de aquella época dando lugar a la crisis del paradigma keynesiano y el
impulso del monetarismo moderno. Poco tiempo después se desarrollaría, desde el la
vertiente neoclásica, las teorías conocidas como la Nueva Macroeconomía Clásica y la
Teoría de los Ciclos Reales mientras que desde la otra orilla se desarrollo la teoría de los
Nuevos Keynesianos.
El Monetarismo Moderno rechaza el manejo intervencionista discrecional y postula
políticas económicas a favor del liberalismo económico.
LAS EXPECTATIVAS RACIONALES Y LA NUEVA MACROECONOMÍA
CLÁSICA
El profesor norteamericano John Muth (1930-2005) en su célebre artículo “Price
Movements and the Theory of Racional Expectations” (1961) criticó las hipótesis de
expectativas adaptativas señalando que bajo este enfoque los errores de predicción
cometidos son ingenuos y se desperdicia la información disponible. En su lugar Muth
propuso la hipótesis de las expectativas racionales según la cual si los agentes
económicos son racionales deben usar eficientemente la información disponible lo que
implica que los errores de predicción de los agentes no sean sesgados ni sistemáticos y a
la vez sean los menores posibles. Además se supone que los agentes forman sus
expectativas como si conocieran la teoría económica relevante. Este desarrollo permitió
un gran avance en la modelización de las expectativas de los agentes económicos
aunque también recibió fuertes críticas.
El profesor norteamericano Robert Lucas (1937-) introdujo la hipótesis de expectativas
racionales a la macroeconomía los cuales fueron publicados en sendos artículos:
“Expectations and the Neutrality of Money” (1972), “Econometric Testing of the
Natural Rate Hipótesis” (1972), “Some International Evidence on Output-Inflation
Tradeoffs” (1973), obteniendo resultados que causaron revuelo en la Macroeconomía al
sostener que con flexibilidad de los precios, mercados competitivos y expectativas
racionales, la economía tiende muy rápidamente al pleno empleo de manera automática,
siendo innecesario la intervención de la política económica sistemática la cual solo
agravaría los ciclos económicos. Esto motivo a que se les denominara como la Nueva
Macroeconomía Clásica, o simplemente, Nuevos Clásicos.
Los profesores Thomas Sargent (1943-) y Neil Wallace (1939-) en sus artículos
Rational Expectations, the Optimal Monetary Instrument and the Optimal Money
Supply Rule (1975), y “Rational Expectations and the Theory of Economic Policy”
(1976) sostuvieron que con expectativas racionales los cambios anticipados de política
económica no afectarían a las variables reales como el nivel de producción ni el nivel de
empleo ni siquiera en el corto plazo lo que se denominó como el famoso “Teorema de
ineficacia de la política económica”. Solo los cambios sorpresivos de política
económica afectarían a las variables reales, pero solo transitoriamente. Una vez que los
agentes se enteren de los cambios de política se volvería rápidamente al pleno empleo.
17
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
En otro celebre artículo “Econometric Policy Evaluation: A critique” (1976) el profesor
Lucas afirmó que si los agentes tienen expectativas racionales los agentes cambian sus
decisiones en función a los cambios de régimen de la política económica. Esto implica
que las estimaciones econométricas de los valores de los parámetros, como la
propensión marginal a consumir y otros que son importantes para el establecimiento de
las medidas de política económica, serian poco confiables pues cambiarían de valor al
cambiar el régimen de política económica que los agentes tomarían en cuenta. Esto puso
en serios aprietos a los grandes modelos macro econométricos que aparecieron por
aquella época para evaluar los efectos de la política económica. Esta crítica al uso de los
modelos econométricos se conoce como la famosa “Critica de Lucas”. Lucas ganó el
Premio Nóbel en de Economía 1995 por haber introducido las expectativas racionales al
análisis macroeconómico.
Otro aporte interesante en la misma línea de la Nueva Macroeconomía Clásica es el de
los profesores Finn Kydland y Edward Prescott (1977) quienes pusieron de relieve las
causas de porque los hacedores de política económica tienen la tentación de incumplir
las medidas anunciadas que ellos mismos establecieron lo que se denominó como la
“inconsistencia dinámica”. Encontraron que si los agentes forman sus expectativas de
manera racional la política económica no debería manejarse de manera discrecional sino
más bien estar sujeta a reglas conocidas y simples. Esto implicó el uso de la teoría de
juegos en la macroeconomía.
Robert Hall (1978) afirmó que con expectativas racionales la teoría del Ingreso
Permanente implicaría que el consumo cambiaría de manera impredecible.
El Enfoque de los Nuevos Clásicos fue muy crítico del Keynesiano al punto de anunciar
la muerte de la teoría keynesiana, como lo hicieran Lucas y Sargent (1978). El problema
para ellos es que sus recetas corrieron la suerte que pronosticaron para la teoría
keynesiana y más bien se desató una resurrección de la teoría keynesiana
Si bien la nueva macroeconomía clásica causó sensación rápidamente fue cuestionada
por muchos economistas, especialmente los keynesianos quienes señalaron que si solo
las sorpresas monetarias afectan a las variables reales las crisis no deberían de ser
prolongadas lo que no concordaba con la realidad, bastaría que los gobernantes
dirigieran un mensaje a la nación informando sobre la sorpresa ocurrida para que los
agentes reaccionen y la economía vuelva al pleno empleo. Al pasar el tiempo la
economía no volvía inmediatamente al pleno empleo como afirmaron los Nuevos
Clásicos. Adicionalmente hay fuertes evidencia de que los cambios de la política
monetaria prevista también afectan a las variables reales.
LA TEORÍA DE LOS CICLOS REALES
Este nuevo enfoque afirma que las fluctuaciones en el nivel de producción se deben a
los cambios aleatorios que afectan la productividad entre los cuales esta básicamente los
shocks aleatorios tecnológicos aunque también se pueden considerar a los cambios
climáticos, desastres naturales, cambios en los precios de insumos importados como el
del petróleo y cambios en las preferencias. Este enfoque tiene su origen en el celebre
artículo de los profesores Finn Kydland y Edward Prescott, “Time to Build and
Aggregate Fluctuations” de 1982. Esta teoría supone que los agentes son racionales
18
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
pero además de maximizar bienestar, beneficios y tener expectativas racionales
optimizan intertemporalmente teniendo la capacidad de sustituir trabajo y descanso de
diferentes periodos dependiendo de cómo se cree que evolucionará el salario real en el
tiempo. Suponen mercados competitivos y plena flexibilidad de precios de todos los
bienes y servicios. Además incorporan el efecto de la inversión en el cambio el stock de
capital y la capacidad productiva a corto plazo.
De acuerdo a este enfoque las fluctuaciones económicas serían consecuencia solo de los
shocks aleatorios transitorios que afecten la productividad, principalmente los cambios
tecnológicos, afectando la demanda de trabajo, el nivel de empleo y por tanto el nivel de
producción. Una característica llamativa es que a lo largo del ciclo económico la
economía estaría con un nivel de producción y de empleo de pleno empleo, el dinero
seria neutral aun cuando los cambios de política monetaria hayan sido sorpresivos
contradiciendo lo postulado por el enfoque de los nuevos clásicos.
Por ejemplo un buen clima o una mejora tecnológica sorpresiva aumenta la
productividad por lo que los agentes deciden trabajar más tiempo para aprovechar la
buena temporada sacrificando en algo el descanso. Al presentarse una mala temporada o
presentarse un retroceso tecnológico la productividad se reduce disminuyendo el salario
real lo que induciría a los trabajadores a descansar esperando que mejore el clima o las
condiciones tecnológicas.
Así el menor nivel de empleo es voluntario por lo que a lo largo de la recesión la
economía sigue en pleno empleo y además eficiente pues es la respuesta optimizadora
de los agentes. Una política económica contra cíclica sería contra producente pues al
elevar el nivel de empleo más de lo que voluntariamente desean los agentes estaría
reduciendo el bienestar. Si las fluctuaciones económicas son el resultado de las
respuestas eficientes de los agentes a los diversos shocks reales el Estado no debe tratar
de morigerar los ciclos pues la economía ya esta en el óptimo.
Este enfoque ha sido fuertemente criticado por afirmar que la principal causa de los
ciclos económicos sería los cambios tecnológicos aleatorios transitorios. Se requiere
shocks tecnológicos muy especiales cuando en la realidad lo cambios tecnológicos se
presentan en muchos sectores en forma independiente anulándose entre ellos.
Es más o menos convincente que una expansión se deba a un avance tecnológico pero
es muy difícil de aceptar que las recesiones observadas hayan sido consecuencia de
“retrocesos” tecnológicos pues estos retrocesos prácticamente no existen.
Además, se requiere que los agentes tengan una alta capacidad de sustituir trabajo de un
periodo por descanso de otros periodos. Cambios en los salarios reales y la tasa de
interés de un periodo a otro, que se perciban como transitorios, puede inducir a
modificar las decisiones de trabajo pero estos tendrían que ser mucho mayores que los
que se observan en la realidad como para ser convincente. Algunos estudios señalan que
en la práctica ello no es lo suficientemente fuerte para avalar la teoría de los ciclos
reales.
Las variaciones del empleo a lo largo del ciclo económico son con pleno empleo por lo
que el desempleo que se observaría seria voluntario lo que no concuerda con la realidad.
Los críticos de este enfoque señalan que la gente sin trabajo lo esta básicamente por que
19
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
fue despedida y no por que voluntariamente han renunciado y estén descansando a la
espera de mejores épocas o les haya dado una epidemia de flojera.
Robert King y Charles Plosser (1983) sostuvieron que la correlación pro cíclica entre el
dinero y el nivel de producción se explicaba por la endogeneidad de la oferta monetaria
respecto al nivel de actividad y no al revés. Durante la fase expansiva se incrementa el
multiplicador de la oferta monetaria y se contraería endógenamente durante las
recesiones. Mankiw (1989), Romer y Romer (1989) afirman que la evidencia empírica
señala lo contrario, que los cambios previos de la oferta monetaria determinada por los
Bancos Centrales han precedido a los cambios en el nivel de actividad por lo que la
política monetaria no ha sido neutra como postulan la Teoría de Ciclos Reales. La
efectividad de la política monetaria de la Reserva Federal norteamericana para impulsar
y desacelerar la economía es uno de los mejores ejemplos de que la política monetaria
no es neutral a corto plazo. El mismo Robert Lucas (2002) señala que la omisión del
dinero, en la explicación de las fluctuaciones económicas es uno de los errores más
graves de la Teoría de los Ciclos Reales.
En el 2004 Kydland y Prescott fueron premiados con el Nóbel de economía por sus
innovadores aportes sobre el designio de la política económica (reglas vs
discrecionalidad) y el estudio de los ciclos económicos. A pesar de las fuertes críticas a
esta teoría todos reconocen los tremendos aportes metodológicos e instrumentales que
desarrollaron paralelamente a este enfoque: el análisis intertemporal estocástico y la
calibración que han enriquecido la caja de instrumentos de los economistas.
LA NUEVA MACROECONOMÍA KEYNESIANA
En la antigua teoría Keynesiana el prolongado desempleo involuntario se explicaba por
la caída de la demanda agregada y la rigidez de salarios y precios los cuales. Dicha
rigidez no estaba justificada expresamente y durante los setenta recibió duros
cuestionamientos de parte de economistas nuevos clásicos entre ellos Lucas, Sargent y
Barro quienes acusaron a la teoría keynesiana de no tener sólidos fundamentos
microeconómicos.
La Nueva Macroeconomía Keynesiana se desarrolló desde fines de los setenta como
respuesta a las criticas de los Nuevos Clásicos rescatando algunos elementos
característicos del enfoque keynesiano antiguo como la rigidez de precios y salarios a
corto plazo pero a las que le dan sólidos sustentos microeconómicos, añaden los
supuestos de racionalidad de los agentes y el uso eficiente de la información aun cuando
la información disponible sea imperfecta.
Este enfoque, como el enfoque keynesiano antiguo, sostiene que a corto plazo la rigidez
de precios y salarios haría que las perturbaciones de la demanda agregada se constituyan
en las principales causas de las fluctuaciones económicas y que la política económica
sigue siendo muy influyente en ella por lo que tiene capacidad para estabilizar la
economía. De allí que se les denomine como la Nueva Macroeconomía Keynesiana.
Este enfoque dedicó buena parte de su esfuerzo a explicar por que los precios y salarios
son rígidos.
20
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
- Rigideces de precios y salarios
Stanley Fischer (1977), Edmund Phelps y John Taylor (1977) y John Taylor (1979)
afirmaron que, aun con expectativas racionales, si los precios y/o salarios son
establecidos por contratos en diferentes fechas los ajustes de precios y salarios se darían
en forma escalonada. Ante aumentos de la oferta monetaria prevista el aumento de la
demanda agregada no provocaría incrementos de precios en forma inmediata pues los
contratos escalonados haría que las empresas que les toca renegociar contratos no
puedan ajustar completamente sus precios conforme venzan pues si lo hace, mientras
los otros grupos de empresas no ajustan sus precios, las primeras perderían clientes y
cuota de mercado pues sus productos se encarecerían relativamente respecto a las demás
perdiendo competitividad por lo que solo ajustarían los precios en forma lenta. Cuando
a las demás empresas les toque reajustar sus precios también lo harían lentamente por
las mismas razones. Por lo tanto cambios anticipados de la oferta monetaria, aun con
agentes y expectativas racionales, solo provocarían ajustes de precios lentos a nivel
agregado. Seria diferente si todas las empresas pudieran modificar sus precios
simultáneamente pues no habría cambios en los precios relativos.
- Costos de Menú y Competencia Monopolística
Gregory Mankiw (1985) sentó las bases del modelo de Costos de Menú según el cual,
en un contexto de competencia imperfecta, los precios no cambian mucho debido a que
el cambio de precios implica costos como el de imprimir y enviar los nuevos catálogos
de precios similar al de imprimir un nuevo “listado de menú” de los restaurantes, de allí
su nombre. Los opositores a este argumento señalan que dichos costos de hacer un
nuevo listado es muy pequeño como para explicar la rigidez de precios. Los defensores
de la hipótesis de los señalan que aun cuando estos costos son pequeños para una
empresa individual pueden tener grandes efectos sobre la economía en su conjunto, pues
se debe considerar las externalidades sobre la demanda que implica el cambio de los
precios. Si una empresa reduce su precio aumenta el poder de compra de los
consumidores los cuales no necesariamente van a consumir más a la misma empresa
sino que estos pueden decidir comprar más de otros bienes de otras empresas por lo que
la una empresa no encontraría óptimo reducir los precios de sus productos generándose
rigidez.
En un contexto de competencia monopolística las empresas encontrarían eficiente
cambiar los precios suavemente ante cambios de la demanda agregada pues el ingreso
marginal de modificar los precios puede ser menor al costo marginal de modificar
dichos precios por lo que los cambios en los precios serian pequeños.
- Contratos Laborales
Uno de los rasgos característicos de la teoría keynesiana es la formulación de contratos
laborales las que fijan los salarios nominales por un plazo temporal determinado. A las
empresas no les conviene que haya alta rotación laboral pues se incrementa el costo de
búsqueda, evaluación y formación de nuevos trabajadores. A los trabajadores un
contrato laboral con un determinado salario por un determinado plazo les da mayor
21
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
tranquilidad económica. Los contratos que fijan los salarios por determinado plazo
hacen que el ajuste de los mismos a nivel agregado sea lento.
- Salarios de Eficiencia
Otro enfoque desarrollado por los nuevos keynesianos para explicar el desempleo
persistente es la llamada Teoría de Salarios de Eficiencia según la cual el esfuerzo que
los trabajadores ponen en su trabajo depende directamente del salario real. Además, el
mayor empeño reduciría los costos de supervisión. A mayor salario que paga una
empresa a sus trabajadores estos tendrían menos incentivos para buscar otros puestos de
trabajo, habría menor rotación laboral y menores costos de búsqueda y entrenamiento de
nuevo personal lo que perjudicaría a la empresa. Además una empresa que paga más
atraerá a los mejores trabajadores del medio lo que reduce los costos de búsqueda y
presiona a los trabajadores de la empresa a ser más eficientes para no perder sus puestos
de trabajo. Pagando por encima del promedio una empresa reduce problemas de
selección adversa, mejora la calidad laboral y la productividad.
Ante una situación de elevado desempleo las empresas no reducirían los salarios debido
a que el esfuerzo de los trabajadores y su productividad también se verían afectados
negativamente, los primeros en irse de la empresa pueden ser los mejores trabajadores.
De esta forma no se tendería a un ajuste rápido de los salarios a la baja ante excesos de
oferta de trabajo generándose una rigidez salarial.
- Fallos de Coordinación
En el caso de una disminución de la oferta monetaria y la consecuente caída de la
demanda agregada si todas las empresas redujeran sus precios en forma proporcional de
tal forma que no cambie los saldos reales se evitar una recesión. Pero ante la
imposibilidad de poder coordinar las disminuciones de precios, si algunas bajan sus
precios menos que otras genera una recesión.
TENDENCIAS ACTUALES
En la actualidad se están desarrollando trabajos teóricos que incorporan rigideces de
precios y competencia imperfecta a los modelo de equilibrio general intertemporal
neoclásicos y los aspectos intertemporales a los modelos keynesianos lo que ha sido
catalogada de una “Nueva Síntesis Nuevo Keynesiana - Nuevo Clásica”.
Blanchard (1997) señala que los rasgos característicos de este nuevo consenso serían:
1. A corto plazo, cambios en la demanda agregada afectan al nivel de producción.
2. Las expectativas juegan un rol determinante en el comportamiento de la economía.
3. En el largo plazo el nivel de producción tiende a retornar a su nivel natural.
4. La política monetaria no es neutral en el corto y mediano plazo pero si lo es en el
largo plazo.
5. La política fiscal tiene efectos de corto y largo plazo.
22
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
Lucas señala que el avance científico en la economía no puede estar ligado al
pensamiento de determinadas personas por ejemplo en la física no existe una corriente
de “físicos newtonianos” versus “físicos einstenianos” o algo por el estilo como se ha
dado en la macroeconomía durante muchas décadas.





EL PAPEL DEL GOBIERNO EN LA ECONOMIA



EL GOBIERNO: en general, son las autoridades que dirigen, controlan y administran las instituciones del Estado el cual consiste en la conducción política general o ejercicio del poder del Estado. En sentido estricto, habitualmente se entiende por tal al órgano (que puede estar formado por un Presidente o Primer Ministro y un número variable de Ministros) al que la Constitución o la norma fundamental de un Estado atribuye la función o poder ejecutivo, y que ejerce el poder político sobre una sociedad.

El gobierno no es lo mismo que el Estado, está vinculado a éste por el elemento poder. El gobierno pasa, cambia y se transforma, mientras que el Estado permanece idéntico. En ese sentido, el gobierno es el conjunto de los órganos directores de un Estado a través del cual se expresa el poder estatal, por medio del orden jurídico. Puede ser analizado desde tres puntos de vista: según sus actores, como un conjunto de funciones, o por sus instituciones.
ECONOMÍA: es la ciencia social que estudia las relaciones sociales que tienen que ver con los procesos de producción, intercambio, distribución y consumo de bienes y servicios, entendidos estos como medios




BIBLIOGRAFÍA
Ackley, G. (1964) Teoría Macroeconómica. UTEHA.
Blanchard, O. (1997) Macroeconomics. Prentice Hall.
Barro, R. (1974) "Are Government Bonds Net Wealth?", en Journal of Political
Economy, Vol. 82 (6), p.1095-1117.
Barro, R. y H.I. Grossman (1971) "A General Disequilibrium Model of Income and
Employment", American Economic Review, Vol. 61 (1), p.82-93.
Baumol, W. (1952) "The Transactions Demand for Cash: an inventory-theoretic
approach", Quarterly Journal of Economics, Vol. 66 (3), p.545-66.
Brainard, W. (1967) "Uncertainty and the Effectiveness of Policy", American Economic
Review, Vol. 57 (2), p.411-25.
Brunner, K. y A. Meltzer (1972) "Friedman's Monetary Theory", Journal of Political
Economy, Vol. 80, p.837-51. Reprinted in Gordon, 1974.
Brunner, K. y A. Meltzer (1989) Monetary Economics. Oxford: Blackwell.
Cagan, P. (1956) “The monetary dynamics of hyperinflation”. En Friedman, Milton.
Studies on the quantity theory of money. University of Chicago Press.
Cantillon, R. (1950) Ensayo sobre la naturaleza del comercio en general. México,
Fondo de Cultura Económica.
Carlin and Soskice (2006) Macroeconomics: Imperfections, Institutions and Policies,
Oxford University Press.
Davidson, P. (1972) Money and the Real World. 1978 edition, London: Macmillan.
Davidson, P. (1994) Post Keynesian Macroeconomic Theory. Aldershot, UK: Edward
Elgar.
Dornbusch, R. (1976) "Expectations and Exchange Rate Dynamics", Journal of
Political Economy, Vol. 84, p.1161-76.
Fisher, I. (1911) The Purchasing Power of Money: Its determination and relation to
credit, interest and crises. New York: Macmillan.
23
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
Fisher, I. (1926) “A Statistical Relation between Unemployment and Price Changes”,
International Labor Review, junio.
Fisher, I. (1930) The Theory of Interest: As determined by the impatience to spend
income and opportunity to invest it.
Fleming, J. (1962) "Domestic Financial Policies under Fixed and Floating Exchange
Rates", IMF Staff Papers, Vol. 9, p.369-79.
Frenkel, J. y H.G. Johnson (1976) The Monetary Approach to the Balance of Payments.
Reading, Mass: Addison-Wesley.
Friedman, M. (1953) Essays in Positive Economics. Chicago: University of Chicago
Press.
Friedman, M. (1956) "The Quantity Theory of Money: A restatement", en M. Friedman,
editor, Studies in the Quantity Theory of Money. Chicago: University of Chicago Press.
Friedman, M. (1957) A Theory of the Consumption Function. Princeton, NJ: Princeton
University Press.
Friedman, M. (1968) "The Role of Monetary Policy", American Economic Review, Vol.
58, p.1-17.
Friedman, M. y R. Friedman (1983) Libertad de Elegir. Ediciones Orbis.
Friedman, M. y A. Schwartz.(1963) A monetary history of the United States: 1867-
1960, Princeton University Press.
Harrod, R. (1937) "Mr. Keynes and Traditional Theory", Econometrica, Vol. 5, p.74-86.
Hicks, J. (1936) "Mr. Keynes's Theory of Employment", Economic Journal, Vol. 46,
p.238-53.
Hicks, J. (1937) "Mr Keynes and the Classics: A suggested interpretation",
Econometrica, Vol. 5, p.147-59.
Hicks, J. (1980) "IS-LM: An explanation", Journal of Post Keynesian Economics, Vol.
3 (2), p.139-54.
Hume, D. (1752) Political Discourses, Edinburgh. Reimpreso en Essays--Moral,
Political, and Literacy, London 1875.
Johnson, H. (1971) "The Keynesian Revolution and the Monetarist Counter-
Revolution", American Economic Review, Vol. 2, p.1-14.
Johnson, H. (1972) "Monetary Approach to Balance of Payments Theory", in Johnson,
Further Essays in Monetary Theory, London: Allen and Unwin.
24
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
Kalecki, M. (1939) Essays in the Theory of Economic Fluctuations. London: Allen &
Unwin.
Kalecki, M. (1942) "A Theory of Profits", Economic Journal, Vol. 52, p.258-67.
Keynes, J.M. (1936) The General Theory of Employment, Interest and Money. 1964
reprint, New York: Harcourt Brace.
Keynes, J.M. (1937) "The General Theory of Employment", Quarterly Journal of
Economics, Vol. 51, p.209-23.?
Klein, L.R. (1950) Econometric Fluctuations in the United States, 1921-1941. New
York: Wiley.
Klein, L.R. y A.S. Goldberger (1955) An Econometric Model of the United States,
1929-1952. Amsterdam: North-Holland.
Leijonhufvud, A. (1968) On Keynesian Economics and the Economics of Keynes.
Oxford: Oxford University Press.
Leontief, W. (1936). "The Fundamental Assumption of Mr. Keynes' Monetary Theory
of Unemployment", Quarterly Journal of Economics, Vol. 51, p.192-7.
Lipsey, R. (1960) "The Relationship between Unemployment and the Rate of Change of
Money Wage Rates in the United Kingdom, 1862-1957: A further analysis",
Economica, Vol. 27, p.1-31.
Lucas, R. (1972) “Expectations and the neutrality of money”, Journal of Economic
Theory.
Lucas, R. y Sargent, T. (1978): After Keynesian Economics.
Mankiw, G. (1990) A Quick Refresher Course in Macroeconmics. Journal of Economic
Literature . Diciembre
Meade, J. (1937) "A Simplified Model of Keynes's System", Review of Economic
Studies, Vol. 4, p.98.
Modigliani, F. (1944) "Liquidity Preference and the Theory of Interest and Money",
Econometrica, Vol. 12 (1), p.45-88.
Modigliani, F. y R. Brumberg (1954) "Utility Analysis and the Consumption Function:
An interpretation of cross section data", en K.Kurihara, editor, Post Keynesian
Economics. New Brunswick, NJ: Rutgers University Press.
Mundell, R. (1962) "Appropriate Use of Monetary and Fiscal Policy for Internal and
External Stability", IMF Staff Papers, Vol. 9, p.70-9.
Mundell, R. (1963) "Inflation and Real Interest", Journal of Political Economy, Vol. 71
(3), p.280-3.
25
Richard Roca: Breve Historia de la Macroeconomía
Mundell, R. (1963) "Capital Mobility and Stabilization Policy under Fixed and Flexible
Exchange Rates", Canadian Journal of Economics and Political Science, Vol. 29,
p.475-85.
Mundell, R. (1968) International Economics. New York: Macmillan.
Okun, A. (1962) Potential GNP: Its Measurement and Significance. Proceedings the
Business and Economics Statistics Section, American Statistical Association
(Washington D.C., American Statistical Association), págs. 98-103.
Patinkin, D. (1948) "Price Flexibility and Full Employment", American Economic
Review, Vol. 38, p.543-64.
Patinkin, D. (1956) Money, Interest and Prices: An integration of monetary and value
theory. 1965 edition, New York: Harper and Rowe.
Petty, William (1963) The economic writtings of Sir William Petty, 2 vols. Nueva York:
A.M. Kelley.
Phelps, E. (1967) "Phillips Curves, Expectations of Inflation and Optimal
Unemployment Over Time", Economica, Vol. 34, p.254-81.
Philips. A.W. (1954) "Stabilisation Policies in a Closed Economy", Economic Journal,
Vol. 64, p.290-323.
Philips. A.W. (1957) "Stabilisation Policies and the Time Form of Lagged Responses",
Economic Journal, Vol. 67, p.265-77.
Philips. A.W. (1958) "The Relation between Unemployment and the Rate of Change of
Money Wage Rates in the United Kingdom, 1861-1957", Economica, Vol. 25, p.283-
99.
Pigou, A.C. (1943) "The Classical Stationary State", Economic Journal, Vol. 53 (4),
p.343-51.
Pigou, A.C. (1947) "Economic Progress in a Stable Environment", Economica, Vol. 14,
p.180-88.
Poole, W. (1970) "Optimal Choice of Monetary Policy Instruments in a Simple
Stochastic Macro Model", Quarterly Journal of Economics, Vol. 84, p.197-216.
Quesnay, François (1980) El “Tableau Economique” de Quesnay. México: Fondo de
Cultura Económica.
Ricardo, D. Obras y correspondencia. 9 vols.
Ricardo, D. (1817) On the Principles of Political Economy and Taxation.
26

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada